• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

logojoci2

Joomla Slide Menu by DART Creations
EspañolFrançaisEnglish
El gran desafío de reconstruir el movimiento PDF Imprimir E-mail
{mosimage}Testimonio de Carole Lavoie, Québec. Nací en 1978 en una aldea del Québec llamada St-Prime. Mi padre era agricultor y mi madre trabajaba en casa para criarnos a los cuatro hijos de la familia. Soy la menor de los cuatro.

Durante 2 años cursé Ciencias en el colegio hasta que me di cuenta de que no era una buena opción para mí y es así como decidí ir a trabajar.

Abrirse a la realidad

Como necesitaba aprender y asumir otros retos, me cogí la mochila y me fui a ciudades de habla inglesa en el Canadá para aprender inglés. Tuve muchos empleos precarios tanto en Québec como en Ontario o en la Colombia Británica. Entre otros ejemplos me dediqué a cuidar niños de familias ricas, trabajé de guía turístico, cajera, camarera, azafata o auxiliar social. En mis viajes por dichas provincias viví períodos difíciles y hasta estuve sin techo durante un tiempo.

Estas muchas experiencias me permitieron conocerme mejor y afirmarme en mis convicciones. Al cotejar a personas que vivían « en la calle » y al trabajar para gente muy adinerada, al conocer el desprecio de algunos jefes y al indignarme por la miseria ajena, tomé la decisión de esforzarme por enriquecer la sociedad en lugar de enriquecer a unos cuantos.

Con la JOC descubrí la cara oculta de la realidad

Regresé a Québec para reorientarme. En aquel momento mi hermano me dijo que formaba parte de un movimiento llamado Juventud Obrera Cristiana. Pensé al principio que se trataba de una secta pero acepté participar en una de sus actividades. Y aquel fue un gran día para mí porque conocí a jóvenes totalmente comprometidos que me hablaron de los retos sociales, los derechos y las acciones en las empresas como medio de cambiar la realidad del Québec. Con la gente de la JOC descubrí la cara oculta de la realidad. Me dieron a comprender que la realidad que vive la gente no sólo es así por elección personal sino que se debe también al contexto político, social y cultural. De hecho me di cuenta de que conocía poco la realidad de la gente que no estaba en la misma situación que yo y que tenía que profundizar más las causas de la situación que vivíamos los jóvenes. Tenía que hacer mi propio análisis a partir de la realidad en lugar de confiar en las opiniones ajenas que, con demasiada frecuencia, suelen basarse en prejuicios.

Me fui a vivir a Montreal y busqué programas de estudios que se correspondieran con mis aspiraciones. Allí me puse en contacto con la JOC de Montreal y la JOC nacional pues sabía que podría hacerme nuevos amigos en esta nueva ciudad a través de la JOC, y que también esto me ayudaría a implicarme para tratar de mejorar la sociedad.

El gran desafío de reconstruir el movimiento

Me impliqué en la JOC unos meses antes de que la JOC nacional me informara de que buscaban a un/a responsable para reconstruir la JOC en una ciudad cercana. Lo vi como un desafío interesante y una gran oportunidad para desarrollarme como persona. Aprobé la selección y fui elegida responsable de la JOC Rive-Sud de Montreal.

El ser responsable de la reconstrucción del movimiento en esta ciudad me llevó a querer superarme. Tuve que vencer mi timidez para acercarme a otros jóvenes que no conocía, aprender a organizarlo todo, comprender la contabilidad, mejorar mi francés escrito, tomar la palabra ante varias personas en nombre de los jóvenes trabajadores con o sin empleo. Esta primera etapa que duró tres años me aportó mucho. Pude construir amistades sólidas y solidarias, tomar conciencia de la magnitud de los retos sociales, desarrollar mi forma de fundamentar las discusiones, desarrollar mi espíritu crítico y mis dotes de liderazgo y ayudar a los demás a desarrollarlos igualmente, y suscitar la protesta y la actuación de los jóvenes trabajadores con o sin empleo.

Al final de esos tres años el movimiento había quedado consolidado en la ciudad, contando con varios militantes y responsables a su frente. Realizamos acciones de sensibilización, acciones en el mundo laboral, organizamos actividades de ocio y formación sobre nuestros derechos, nos encontramos con la diputada de la zona para hablarle sobre nuestra realidad y nuestras reivindicaciones.

El Consejo Mundial, una experiencia que te motiva

En julio de 2004 comencé a asumir la responsabilidad de la JOC Nacional del Québec con Doris Bouchard, la cual acababa de ser elegida para la coordinación de las Américas. La primera responsabilidad que tuve fue la de representar a la JOC del Québec en el Consejo Mundial de 2005 en Venezuela. Encontrarse con todos los delegados de este movimiento mundial es una experiencia que impresiona y motiva. Tuve la oportunidad de conocer la realidad de otros países y sus acciones. Pude conocer a militantes comprometidos/as de lleno en la construcción de una sociedad mejor.

Al regresar a Québec tuve que asimilar toda la organización nacional del movimiento. No era poco el desafío, tanto menos cuanto que Doris Bouchard estaba saliendo en diciembre. En cinco meses tuve que apropiarme la realidad de las cinco regiones del Québec para poder contribuir a sus acciones, empezar a planificar mi labor a muy largo plazo, preparar varios encuentros nacionales y coordinar las acciones, actividades y encuentros nacionales de formación,… O sea, mucha sustancia para una persona, única encargada de un secretariado nacional durante tres años y medio.

Haití, de paso por la sencillez y el calor de la gente

En octubre de 2007 tuve la oportunidad de participar en el encuentro continental de la JOC de las Américas en Haití. Saqué mucho de esta experiencia gracias a los intercambios habidos con los/as compañeros/as de Puerto Príncipe y Las Cayes y con las discusiones sobre las acciones y realidad de los demás países de Sudamérica y el Caribe. Fue como un paso por la sosegada vida de este pueblo sencillo y pobre. Tuve la suerte de conocer a gente sencilla con menos preocupaciones que los que vivimos con más recursos materiales. Gente hábil y desenvuelta que nos acogieron como reyes y reinas. Recordaré para siempre a mis amigos/as de Haití, su calor y amistad, así como a los/as militantes de los demás países con quienes pude intercambiar opiniones en español. Fueron como bellos momentos de trabajo y fiesta, militantes con la riqueza de su experiencia y compromiso.

Lo que la JOC aportó a mi vida

  • Mi opción por los excluidos del sistema, es decir por los jóvenes trabajadores, desempleados, beneficiarios de ayudas sociales, pobres y todos aquellos que son víctimas del sistema; Un espíritu de encuesta con el cual por ejemplo hoy en día ya no escucho las noticias de la misma manera que antes. Ahora me planteo muchos más interrogantes sobre lo que se dice en los medios de comunicación y me pregunto quién controla la información;
  • El ver que tenía fuerzas y ganas de desafiarme a mejorarme;
  • La capacidad de no renunciar nunca en los momentos difíciles y poder desarrollar siempre los medios de alcanzar mis objetivos y aspiraciones;
  • No quedarme callada más tiempo y actuar, pues comprendo y he vivido las consecuencias del callar ante la injusticia y sé la importancia que tiene denunciar la situación y pedir la verdad. No vivir más con el remordimiento del « hubiese tenido que… » y poder decir en su lugar : « hice lo que pude »
  • Una segunda familia, es decir la riqueza de verse rodeada por gente solidaria y amigos/as con la misma orientación que la mía. Siempre se puede contar con alguien para echarte una mano cuando tienes un problema.

Mis sueños para la juventud trabajadora con o sin empleo

  • Que cada joven trabajador pueda acceder a una protección social que le permita vivir con dignidad él y su familia.
  • Un trabajo que permita a todos realizarse y vivir felices.
  • Vivir en un sistema basado en un reparto justo de las riquezas.
  • Una sociedad solidaria en la que la gente obre por la construcción de un mundo más justo.
 
TwitterFacebook

All Rights Reserved - 2011 - JOCI-IYCW