• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

logojoci2

Joomla Slide Menu by DART Creations
EspañolFrançaisEnglish
Legima - vendedor callejero de llamadas de móvil PDF Imprimir E-mail
{mosimage}Me llamo Legima Leres, tengo 26 años y vivo en Puerto Príncipe. Para ganarme la vida me dedico a vender llamadas a través del teléfono móvil. Es un servicio que ofrecemos los jóvenes que no logramos encontrar empleo de modo a ganarnos la vida de forma decente.

Trabajo a diario de 5 de la mañana a 8 de la noche, lo cual representa unas 15 horas de trabajo. No tengo lugar fijo para ejercer la actividad. Camino por la calle en busca de clientes que quieran hacer una llamada por teléfono. A veces si estoy en algún lugar como un parque me siento, descanso y bebo agua para refrescarme.

Para que funcione esta actividad, alquilo un celular (móvil) por 350 gourdes por semana, una tarjeta prepagada de 150 gourdes + 10% de « TCA » (Impuesto sobre el volumen de negocios). Es un impuesto que se cobra el Estado por cada producto comprado. El cliente paga 5 gourdes por minuto. En un día no es muy fácil agotar más de una tarjeta de 150 gourdes. Hay mucha competencia entre los que proponemos este servicio y todos queremos vender un máximo de llamadas, pues cada minuto de llamada son cinco gourdes más para nuestro bolsillo. Esta actividad no está reconocida por la compañía telefónica pero tiene un impacto muy positivo en la venta de tarjetas prepagadas, pues somos varios centenares los jóvenes que hacemos este trabajo en Haití.

Uno de nuestros mayores problemas es el tener que tratar a veces con gente con poca cortesía. A veces nos discriminan como si fuéramos los culpables de nuestra situación. Según el ritmo de la actividad hay que procurar no consumir demasiado para comer, tener mucho cuidado en no gastárselo todo en comida. No tengo la posibilidad de seguir estudiando por mi difícil situación económica. Pero tengo otra escuela que es la JOC. Con ella tengo la posibilidad de compartir cosas con otros jóvenes más avanzados y que me aceptan como hermano. Con la JOC sé que como joven tengo dignidad y mi vida tiene significado. Sé que aporto mi contribución a la sociedad y lo hago como ser humano.

En este contexto, tengo la esperanza de que cambie mi situación como joven. Por ello creo importante implicarme de lleno en esta campaña del sector informal con mi grupo de base para obligar al gobierno de Haití a tener en cuenta la situación de los jóvenes en este sector.
 
TwitterFacebook

All Rights Reserved - 2011 - JOCI-IYCW