• An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow
  • An Image Slideshow

logojoci2

Joomla Slide Menu by DART Creations
EspañolFrançaisEnglish
Día international de la mujer 2018: las militantes de la JOCI dicen NO a la discriminación PDF Imprimir E-mail

“Explotar a las personas es un crimen,

pero explotar a una mujer es peor: es destruir la armonía”  

Papa Francisco

 

 

 

Más de cien años después de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer, ha llegado la hora de hacer una evaluación de los desarrollos y avances, de encontrar un nuevo impulso, de actuar por el cambio y de proponer alternativas. También es el momento de celebrar el valiente compromiso que han hecho mujeres en nuestra vida, dentro del movimiento y en la sociedad, jugando un rol de protagonistas en la historia del movimiento y en sus comunidades.

 

“Tengo 25 años, vivo en Egipto y soy una mujer.  Decir esto es dar a entender que la vida es difícil.  Vivo en un país donde los hombres dominan a las mujeres. Como mujer, soy a menudo acosada sexualmente y soy considerada como un objeto sexual. Soy discriminada como mujer soltera de 25 años que vive en un país donde la mayoría de las mujeres se casan a los 18 años. Mis problemas no pueden disociarse de los de nuestra sociedad donde existe una enorme brecha entre los ricos y los pobres, donde los empleos son cada vez más precarios, donde las tensiones y los conflictos son numerosos, y donde las mujeres son fuertemente afectadas.” - Basma


Hoy celebramos el Día Internacional de la Mujer con todas las jóvenes trabajadoras y mujeres de diferentes entornos en todo el mundo, y conmemoramos la lucha por el empoderamiento, la igualdad de género, la igualdad de oportunidades y los derechos humanos, pero este combate está lejos de estar terminado. El testimonio de Basma es el reflejo de millones de situaciones de jóvenes trabajadoras a través del mundo. Las estadísticas y los datos muestran que las mujeres tienen más probabilidades de recibir bajos salarios, incluido salarios inferiores a los de los hombres por el mismo trabajo o por un trabajo similar, de dedicarse al trabajo informal, de estar privadas del acceso a la protección social, y las probabilidades de promoción son bastante menores para ellas. Muchas veces las mujeres no tienen las mismas posibilidades en materia de educación y efectúan tareas múltiples en el trabajo y en la casa. Son también víctimas de acoso sexual en el trabajo y en la sociedad. Las migrantes y las refugiadas están expuestas a riesgos específicos.

 

Hoy el mundo del trabajo es diferente, vivimos en una nueva era de mundialización y de digitalización del trabajo, pero las mujeres siguen estando desfavorecidas, vulnerables, explotadas, excluidas, son asesinadas y abusadas por el simple hecho de ser “mujeres”. Esas realidades muestran que las mujeres sufren profundamente de una falta de dignidad en su vida y su trabajo.  El Papa Francisco señaló el valor de las mujeres en el mundo, insistiendo sobre el hecho de que aportan armonía y paz.

 

La Juventud Obrera Cristiana Internacional (JOCI) y sus movimientos nacionales afiliados reconocen el papel de las mujeres en el movimiento, la familia y la sociedad. Ningún hombre o mujer es superior a uno o a otro, todos los seres humanos fueron creados iguales en dignidad y en derechos.

 

 

Únanse a nosotros en las acciones que desarrollamos en favor del empoderamiento de las mujeres, exigiendo que nuestros gobernantes y nuestros estados implementen políticas dirigidas a  (1) reducir la brecha salarial entre los hombres y las mujeres; (2) proteger las mujeres contra la violencia en el lugar de trabajo; (3) asegurar su acceso a la protección social; (4) reconocer y respetar los derechos de las trabajadoras domésticas y de las migrantes; y (5) ofrecer oportunidades iguales de promoción en el trabajo y en la educación.

 

¡No olvidemos jamás que tanto las mujeres como los hombres tienen derecho a un trabajo justo, a la igualdad y a una vida digna!

 
TwitterFacebook

All Rights Reserved - 2011 - JOCI-IYCW